Año de la Rata de Metal, energía Yang

Es un año que está marcado por la comunicación rápida y eficaz, vitalidad, perspicacia y un buen sentido del ahorro.

Es una energía de inicio y hay que acelerar para no perder las oportunidades que se presenten. Este año planificarás tu proyecto de vida para los próximos años, por lo tanto tendrás dudas, equívocos y correcciones, pero a la final todo encajara.

No es un año para dejarlo pasar… Se caracteriza por su dinamismo. También, al ser una energía metal, nos invita a mantener un equilibrio para ser flexible y rígido.

Comienza un nuevo ciclo y supondrá cambio radical en los próximos 20 años. Será un año de cambios, que nos invadirán a un ritmo vertiginoso. Debemos estar preparados para un cambio social, climático, político, humano, de renovación celular, cósmico, que sólo soportaremos si somos capaces de adaptarnos a lo que venga.

Es el fin de un ciclo, el fin de la rotación de los 12 signos. Es el momento de hacer un análisis de lo que nos ha pasado en los últimos 11 años y de descansar, desconectar un poco, de relajarse y divertirse.

Sería inteligente, que planificáramos nuestros objetivos a lo largo y corto plazo, puesto, que el 2020 empezará un nuevo ciclo de 12 años más con nuevas tendencias.

Lo importante es adaptarse, porque si no enfermaremos. El cambio, que viviremos será tan fuerte y caótico, que si no nos mentalizamos de ello, la transformación a todos los niveles será tal, que enfermaremos, nos deprimiremos y nos sentiremos perdidos.

La suerte, que tenemos es que la Rata es el animal con más capacidad de adaptación, de supervivencia, de intuición que Zodiaco. Y aunque sea duro, nos indicará el único camino a seguir, para poder afrontar dichos cambios. Con su inteligencia, su independencia y su ambición nos guiarán el camino de éxito.

El consejo es que seamos conscientes de los cambios desagradable que se avecinan y que estemos lo más seremos posibles, para poder afrontarlos con serenidad, lucidez y tranquilidad.

Raquel Riu
Autora
Rate this post