Navidades variadas

Se acercan esas fechas, «las fechas» y aunque son las mismas para todo el mundo, no son vividas igual por todos…

Mientras a algunos les despierta la parte entrañable, son sobrecogedoras para los que se sienten solos, ilusionantes para algunos niños o resignadas para los que un día lo fueron, quizás impacientes para los que van a  encontrarse con los suyos o nostálgicas para los que ya no pueden hacerlo.

Mientras para algunos son cortas, son eternas para otros, llenas de esperanza para los que creen que termina una etapa, escurridizas para los que querrían detener el tiempo, sorprendentes para los que no esperan, vacías para los que quieren recibir, mágicas para los que todavía creen,  inocentes para los que lo son, infantiles para algún adulto o demasiado maduras para esos niños que merecerían seguir siéndolo.

Son brillantes para los que no cuentan, oscuras para los que no saben dar la luz, curiosas para los que todavía buscan sorprenderse, dulces para los que comparten, agobiantes para los que se imponen obligaciones, amargas para los que no sonríen, tiernas para los que saben ver lo bonito, sencillas para los que simplemente son .

Y así tantas Navidades como seres conozcas.

Mi deseo para estos días, es que te quedes con aquello que te haga más grande.

Que mires a los niños, a esos niños que todavía no hemos contaminado con nuestras normas de «adultos sabios» y que los escuches, que juegues con ellos aun cuando tengas mil cosas que hacer, que te ensucies las manos pintando, que te manches la ropa, que te pierdas en su mirada fascinante, que te despeines, que te duela la tripa de tanto reír, que la gente de alrededor te mire mal porque haces cosas inadecuadas para la «edad» que tienes… Y si haces sólo la mitad de esto… ellos habrán sabido enseñarte el verdadero espíritu de la Navidad.

¡¡¡FELICES NAVIDADES VARIADAS!!!

 

 

 

Rate this post